10 consejos del Papa para alcanzar la felicidad
Published On 05/08/2014 » By @elmejorbonche »
papa-francisco

Justo cuando pensaba que mi asombro con el Papa Francisco había seguido su curso, él lo hizo de nuevo. En una larga entrevista con un viejo amigo que estaba escribiendo un artículo para una revista argentina, el papa presentó un plan de 10 puntos para alcanzar la felicidad.

Desde mi punto de vista, no es increíblemente bueno, sino que es perfecto. Aquí están los consejos del papa Francisco para una vida feliz y mis comentarios al respecto:

1. Vive y deja vivir. Es un eco del comentario que hizo el Papa anteriormente sobre los homosexuales: “¿Quién soy yo para juzgar?” Además, es lo que Jesús dijo en el Sermón del Monte: “No juzguéis, si no queréis ser juzgados”. (Mateo 7:1)

2. Entrégate a los demás. Es decir, da tú dinero y tu tiempo a aquellos que tienen necesidad. No solamente te sientes por ahí como agua estancada. Da todo lo que tienes y aún más.

3. Desplázate de manera silenciosa por el mundo. El Papa cita una frase de una novela favorita de un escritor argentino de principios del siglo XX, Ricardo Guiraldes, en la que el novelista escribe que durante la juventud, una persona es “un riachuelo escabroso que corre sobre todo”, pero cuando se hace mayor, se convierte en “un río que corre tranquila y pacíficamente”. Es muy parecida a lasugerencia de los nativos americanos, que uno debería caminar “en equilibrio y belleza” sobre la tierra, haciendo el menor ruido posible.

4. Disfruta el tiempo libre. El Papa dice que el consumismo ha traído consigo ansiedades insoportables. Así que, juega con tus hijos. Tómate un tiempo libre. Y no desperdicies tu tiempo pensando en tu nueva adquisición. Invierte bien tu tiempo, no tu dinero.

5. El domingo es para la familia. En realidad este es uno de los Diez Mandamientos. Honra el sábado. (Éxodo 20:8). Una vez a la semana, dedica un día completo a la meditación, a la alabanza, a la vida en familia y a atender las necesidades del espíritu. Esto es vivir sanamente.

6. Búscale trabajo a la gente joven. ¿Quién habría imaginado que la creación de empleos estaría en la lista para alcanzar la felicidad? Pero el Papa está en lo correcto. Honestamente, un simple trabajo para las personas jóvenes es esencial para su bienestar. En un momento un tanto sorprendente en la entrevista, el Papa conecta la creación de empleos con la degradación de nuestro ambiente: “el uso tiránico de la naturaleza”. Él conecta la carencia de buenos empleos con la carencia del respeto por nosotros mismos y la Tierra misma.

Por lo tanto, la creación de empleos no significa la destrucción del medio ambiente. No significa, como los políticos lo recitan, “empleos, empleos, empleos”. Una labor buena y productiva es valiosa y no significa que debes tener una elaborada descripción de empleo. No tienes que hacerte rico. Puedes ser ordinario. La felicidad se encuentra allí. Haz un buen trabajo, crea un buen trabajo para los demás.

7. Respeta la naturaleza. Esta es la continuación del No. 6. “¿No está la humanidad cometiendo suicidio con este indiscriminado y tiránico uso de la naturaleza?”, se pregunta el Papa. No es de sorprender que esto es lo que dijera Henry David Thoreau, un padre fundador del movimiento por el medio ambiente. “La mayoría de personas viven vidas de desesperación silenciosa”, dijo. Él fue al bosque, al Estanque Walden, porque quería “vivir deliberadamente” y “hacer frente solamente a los hechos esenciales de la vida”.

Un apropiado respeto por la naturaleza significa que no puedes contaminar el aire, envenenar los ríos, ni talar los bosques indiscriminadamente sin sufrir enormemente. Supongo que una gran cantidad de la ansiedad y sufrimiento que vemos a nuestro alrededor podría estar estrechamente vinculada a la mala utilización de nuestros recursos. Solo dale un vistazo a cualquier bote de basura y mira lo que se desperdicia. En cierto modo, hemos desperdiciado nuestras almas.

8. Deja ir las cosas negativas rápidamente. El Papa nos dice que no nos quejemos sobre la gente que nos enoja o nos frustra, para dejar ir esas cosas lo más rápido que podamos. Tengo un viejo amigo que solía decir: “Pon las cosas malas en tu bolsillo trasero y déjalas ahí”. Esto podría sonar como escapismo o meter tu cabeza en la arena, pero es más interesante que eso. La vida nos lanza cosas negativas todos los días. Las personas nos dicen cosas desagradables, a menudo sobre otros. Por supuesto, esto los hace miserables. Y también nos hace miserables a nosotros. Déjalo ir.

9. No prediques tu religión con demasiada contundencia. El proselitismo provoca parálisis, nos dice el Papa. ¡Vaya! Yo soy cristiano y no me importa decirlo. Pero cada persona percibe el mundo frente a ellos a su manera. El Papa dice esto. Como enseñanza, parece que corremos en contra de la llamada Gran Comisión (Mateo 28:16-20). Jesús dijo vayan y difundan la Palabra. Pero el Papa adopta una posición más relajada respecto a esta actividad, y prefiere que nosotros enseñemos con el ejemplo. ¿Quizás eso es lo que realmente haría Jesús?

10. Trabaja por la paz. El Papa ha predicado este mensaje desde su inicio como pontífice. Él ha ido a Jerusalén y ha trabajado para reunir a judíos y palestinos. Ha orado por la paz y ha trabajado por la paz. Ha escuchado de cerca a Jesús, quien dijo: “Bienaventurados los pacificadores”.

El Papa nos pide alojar a refugiados, pensar de manera innovadora sobre cómo crear la paz en el mundo. Por supuesto, Jesús nos invita a poner la otra mejilla cuando nos golpeen. Esta es una enseñanza compleja. Pero es esencial para la fe cristiana. El Papa, una vez más, nos hace un llamado para tomar las enseñanzas del Sermón de la montaña en serio. Esto es muy difícil, pero es un trabajo esencial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *