5 tipos de personas que deberías eliminar de tu lista de amigos
Published On 18/11/2014 » By @elmejorbonche »

141117141847-kimmel-unfriend-2-horizontal-gallery

Todos los tenemos: antiguos compañeros de clase, parientes lejanos o desagradables compañeros de trabajo que llenan los muros de nuestras redes sociales con publicaciones de personas que no conocemos o que apenas recordamos.

A Jimmy Kimmel le gustaría que los dejáramos ir.

Llegó nuevamente esa época del año, el Día Nacional para eliminar amigos, un día festivo del tipo que inventan los anfitriones de los programas de entrevistas para animar a las personas a podar las ramas secas de sus listas de amigos de Facebook. En un nuevo video, Kimmel les recuerda a las personas acerca del “día festivo” que se celebró el lunes en tanto que emite una advertencia a los molestos usuarios de Facebook.

“Ustedes siguen sugiriéndonos que le demos ‘like’ a algo”, dice él. “Ya dejen de hacerlo pues a duras penas y les dimos ‘like’ a ustedes”.

El usuario de Facebook adulto promedio tiene 338 amigos. Si tú mantienes contacto con todas estas personas, o eres una persona sobrenatural o te estás postulando para algún cargo.

Para conmemorar el quinto aniversario del Día Nacional para eliminar amigos que Kimmel anunció en el 2010, podemos sugerirte que liberes tus muros de publicaciones de los siguientes cinco tipos de “amigos”:

Compañeros de clase de tercer grado

Claro, es algo divertido recibir una solicitud de amistad de alguien al que conociste en un campamento de verano o con quien jugabas correteando en el patio durante el recreo. Ves su foto, lo juzgas según lo que ahora esté haciendo y traes a memoria uno o dos recuerdos lejanos.

Pero después… nada. A menos de que vivas en la misma ciudad y tengas muchísimo en común con la persona… “¡Guau! ¡a mí también me encantan las ferias renacentistas!”, es probable que la “amistad” que revivió entre ustedes no llegue a ninguna parte. Ayúdala a morir con dignidad.

Aquellos que comparten demasiado

“¡Comeremos waffles para el desayuno!” “Estoy tan cansado de los viajes al trabajo por la mañana”. “Aquí está la onceava presentación de diapositivas de esta semana de mi hijo. ¡Es tan tierno!” Algunas personas comparten tanto que sus publicaciones se convierten en ruido blanco social, tal y como los comerciales de la radio.

Peor aún, sus publicaciones se apoderan de nuestros muros como vino kudzu y desplazan las noticias de los amigos de los que realmente te interesa saber. Déjalos ir.

Ese amigo que conociste en el restaurante Ricardo’s hace dos años en esa fiesta

Tú platicaste de fútbol, de la película “Mad Men” o de algo más. Él parecía ser alguien divertido. “¡Ey! ¡Envíame una solicitud de amistad y yo la aceptaré!”

¿Has hablado con esa persona desde entonces? No.

Los ‘ex’

A menos de que realmente hayan llegado a ser amigos, ¿por qué razón eres amigo de tu ex novio(a) en las redes sociales?

¿Para aliviar la culpa quizás? ¿Para demostrarle lo maduro(a) que eres? ¿Para entrar a su perfil y pensar algo malicioso (¡oh!, ¡está más gordo!)?

Todas esas son las razones incorrectas. ¡Detente!

Esas parejas irritantemente fabulosas

Sí, todos tendemos a publicar cosas que nos hacen ver bien. Pero también están esos amigos cuyos personajes de Facebook son algo así como salidos de un infomercial.

¡Mira su fabuloso estilo de vida! Su casa salida de una revista Architectural Digest, todos sus hijos en los cuadros de honor, sus impresionantes tiempos en las carreras de 10 kilómetros, sus increíbles comidas en esos nuevos restaurantes de moda, sus vacaciones en Bali y la Toscana.

Nunca jamás tienen malas noticias. Y cada foto de ellos prácticamente parece retocada con Photoshop.

Kimmel tiene un mensaje para estas personas.

“Tú etiquetas a las personas a las que dices que quieres en esas fotografías poco favorecedoras en donde se ven terribles”, dice. “Pero ¿sabes quién no se ve terrible en esas fotos? Tú. Nunca te ves terrible.

“Demasiadas fotos de tu comida, tu cuerpo, tus vacaciones, tus pies, tus pies cuando estás de vacaciones”, añade. “Ya has sido advertido. No vas a escuchar de mí nuevamente, hasta tu cumpleaños”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *