Alejandro Sanz presentó su nuevo disco denominado “Sirope”
Published On 05/05/2015 » By @elmejorbonche »

Alejandro Sanz señaló que se siente muy contento por esta nueva entrega y contó que cada disco que el saca al mercado es un triunfo para toda su familia.

alejandro-sanz

Alejandro Sanz, la vida es “todo o nada”, así que, cuando empezó a pintar y esta pasión derivó en pulsión, de su casa desaparecieron las guitarras y los equipos de sonido, hasta que llegó un día incluso en el que tuvo que tomar una decisión difícil: el pincel o la música.

“Tuve que elegir entre la pintura y la música. A mí no me van las cosas a medias. Yo me colgaba de unas cuerdas ante un lienzo como una pared y me estrellaba contra él con mis pinturas”, reveló el músico durante una entrevista.

En el año 2002 presentó su primera colección pictórica, que consiguió vender íntegramente. Incluso el futbolista Luis Figo se llevó una de sus piezas favoritas.

Al final, optó por la música, publicó “No es lo mismo” (2003) y surgió una nueva tanda de álbumes a cada cual más exitoso hasta “Sirope”, el undécimo, que presentó en una pinacoteca emblemática, el Museo Nacional Reina Sofía de Madrid.

Como el citado “No es lo mismo”, este trabajo asienta los pies y las manos del otro lado del Atlántico (no la voz, que sigue siendo flamenquita), pero en un tono marcadamente más norteamericano y no tan caribeño, flotando entre el jazz (con una sección de vientos procedente de Filadelfia), el rhythm and blues, el bluegrass y el funk.

De hecho, explica, “Sirope’ es un grito de guerra a lo James Brown”, que bebe sobre todo del músico de Carolina del Sur en temas como “La guarida del calor”, que se refiere a un almacén donde se junta a tocar “jam sessions” con amigos como Juanes o Lenny Kravitz y en el que están prohibidas las versiones.

“Quería recuperar ese sonido de encima del escenario, pero más sofisticado”, dice sobre el sonido de este disco producido por Sebastian Krys, en el que han colaborado el trompetista Arturo Sandoval y Juan Luis Guerra, en un tema que saca al dominicano de su zona de confort.

En realidad, todo el álbum ha sido planteado para sacarse también a sí mismo de ese espacio de comodidad, trabajando sobre las líneas de bajo y el diseño de la batería como punto de partida, lo que ha dado lugar a un disco diferente de los previos “Paraíso Express” (2009) o “La música no se toca” (2012). (Con información de EFE)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *