Ciencia estudia velocidad del picher dominicano Yordano Ventura
Published On 03/06/2014 » By @elmejorbonche »

Yordano Ventura ha realizado lanzamiento de 102 millas por hora con los Reales de Kansas City

mlb_a_ventura1x_576x324

Missouri — No luce muy peligroso cuando se sube a la loma el menudo jugador con el brazo elástico. Se ajusta la gorra, juguetea con el saco de brea en la mano, hace contacto con la placa y lanza al plato lo que solo puede ser descrito como una mancha borrosa.

El inadvertido bateador ni siquiera alcanza a mover el bate. La pelota golpea el guante del receptor y la pistola de radar en la pizarra de los jardines parpadea: 102 millas por hora.

Con razón lo apodan “Ace” (As).

No parece natural lo que hace Yordano Ventura. Solo los pitchers altos y fuertes deberían lanzar rectas de más de 100 millas. No un novato de 1,83 metros de altura, 82 kilogramos y que firmó por 25.000 dólares en su natal República Dominicana, donde no hace mucho se desempeñaba como campocorto.

Y sin embargo ahí estaba, parado en la loma del Kauffman Stadium, observando cómo otro fallido bateador caminaba lentamente a la caseta, negándose a afrontar la realidad.

“El muchacho es especial, por decir lo menos”, dijo el estelar jardinero de los Orioles de Baltimore,Adam Jones.

¿Qué tan especial? Glenn Fleisig, un experto en ingeniería médica y mecánica, quien ha estudiado a los pitchers durante años en el American Sports Medicine Institute.

Se trata de una organización sin fines de lucro fundada por el reconocido cirujano James Andrews. Incluso cuando Fleisig no ha examinado en específico a Ventura, podría ser capaz de explicar a grandes rasgos lo que hace que el joven derecho resalte.

“Más que nada tiene que ver con los tiempos de sus distintos movimientos”, explicó Fleisig.

“Se ve a primera vista”, continúa. “Parece que el muchacho da un paso, su cuerpo se mueve hacia adelante y luego lanza. Pero si lo ves en cámara lenta, realmente es una secuencia de eventos. Cuando el pie en movimiento de un lanzador aterriza, su brazo, que no está conectado en la pierna en absoluto, debe estar en cierta posición, y su cadera y tronco deben estar en otra. Y si analizamos esas cosas en una pequeña fracción de segundo, los mejores pitchers tienen la secuencia correcta”.

En ciencia, esa secuencia es conocida como cadena cinética. La de Ventura es casi perfecta.

“Lo que un pitcher tiene que hacer para optimizar la velocidad en sus lanzamientos es maximizar los tiempos de sus distintas partes del cuerpo”, explica el experto. “Eso no es lo único pero si lo más importante”.

Otro elemento importante es lo que Fleisig describe como fuerza funcional.

Aunque Ventura es apenas tan robusto como un poste de foul, los músculos, ligamentos y tendones necesarios para hacer un lanzamiento a alta velocidad han sido trabajados con los años y no solo trabajando como pitcher. A diferencia de los jóvenes en Estados Unidos que se especializan desde niños, Ventura jugó en el campocorto –y practicó otros deportes– mientras lanzaba, y eso le desarrolló una musculatura de un atleta más completo.

“Su cuerpo simplemente lo entendió bien”, dice Fleisig.

Esto importa porque, incluso cuando hay muchos lanzadores que tiran duro, muy pocos lo hacen tan fuerte como Ventura. Y la diferencia entre una recta de 95 millas y una en cifras de tres dígitos es asombrosa.

Alan M. Nathan, profesor de física en la Universidad de Illinois, ha encontrado que un lanzamiento que va a 95 millas por hora cruzará el plato en cerca de cuatro décimas de segundo, y que cada milla por hora adicional reducirá ese tiempo en casi el 1%. Y aunque eso no pareciera mucho, hay que tomar en cuenta que el margen de error para poner una bola en juego es de cerca de siete milisegundos.

“Así que si un lanzador picha a 100 millas por hora, pero el bateador la percibe a 98 millas, hará un swing lento por casi ocho milisegundos”, concluyó Nathan. “Y eso está fuera del margen de error para conectar un batazo en territorio bueno”.

En otras palabras, Ventura hace que los bateadores abaniquen y fallen mucho.

“Estoy agradecido de tener un buen brazo”, dijo Ventura. “Y seguiré trabajando duro para mantenerme sano, pero nadie jamás me ha explicado por qué puedo lanzar tan fuerte”.

El martes, los Reales de Kansas City anunciaron que Ventura se perderá su siguiente apertura, por un dolor en el codo derecho. No obstante, una resonancia magnética descartó cualquier daño estructural.

“Él está totalmente asintomático hoy, lo que significa que no siente ninguna molestia, pero como precaución lo eximiremos de una apertura”, dijo el manager de los Reales, Ned Yost.

Y es que Kansas City quiere cuidar a “Ace” Ventura, cuyo mote, combinado con su apellido, es una reminiscencia a una película estelarizada por el comediante Jim Carrey.

En septiembre, cuando ascendió a las mayores, Ventura tiró una recta de cuatro costuras que alcanzó las 102,816 millas por hora, la más rápida lanzada por un abridor desde que el PitchFX empezó a medir la velocidad y trayectoria de lanzamientos en cada estadio de Grandes Ligas durante los playoffs de 2006.

Esta campaña, el derecho de 22 años lidera las mayores en velocidad promedio por amplio margen, superando a Stephen Strasburg y Justin Verlander.

Aunque pueda existir una explicación científica para la recta de Ventura, el gerente de los Reales, Dayton Moore, tiene otra idea: se trata de un don divino.

En realidad, Ventura lanza así de fuerte por una mezcla de ciencia y dogma.

“Tiraba duro cuando tenía 18 y 19 años”, comentó el coach de pitcheo de los Reales, Dave Eiland. “No es algo en lo que uno sale a decirle: `Lanza así y podrás tirar 100′. Es genética. Un regalo de Dios”.

Deja un comentario