COSAS QUE NO LIMPIAS TAN SEGUIDO COMO DEBERÍAS.
Published On 26/01/2014 » By @YanerisPerezP »

mujer_limpiar_casa_guantes_cocina_

 ¿Crees que tu casa está limpia? Bueno, probablemente no. Hay algunas cosas que tal vez pienses que no necesitan limpieza, cuando de hecho, son cúmulos de gérmenes y bacterias. Aquí hay diez de ellos para que estés pendiente y no los olvides la próxima vez que hagas una limpieza a fondo:

La rejilla de la secadora

Este dispositivo que se encarga de atrapar todo el polvo y pelusas presentes en la ropa necesita una limpieza extra. No basta con quitarle las pelusas después de que pones a secar la ropa, especialmente si usas las hojitas que impregnan tu ropa con olor a tornado de limón o bosques de algodón, ya que estas hojitas tienen una película de silicón que cuando se acumula en el filtro, crean una barrera invisible que se adhiere a dicha rejilla. Lo que debes hacer es lavarla cada seis meses para mejorar el funcionamiento de tu secadora y mantener o aumentar su promedio de vida útil.

Dentro del lavaplatos eléctrico

El hecho de que el interior del lavaplatos constantemente se esté lavando con agua caliente y jabón no quiere decir que esté exento de que se le forme bacteria. ¿Por qué? Porque estás olvidando que también se la pasa lleno de pedacitos de comida, grasa y residuos de jabón que se unen todos y se quedan pegados en las esquinas del lavaplatos. Después de un tiempo sin lavarse, tu lavaplatos puede oler mal y dejar de ser tan eficiente como era en un principio, gracias a estos residuos, así que agarra un cepillo o esponja y deshazte de los desperdicios que se acumulan en esas esquinas para que disfrutes por más tiempo de tu lavaplatos.

Las perillas de la puerta y los interruptores de luz

Estas cosas que absolutamente todo el mundo toca sin ningún tipo de reparo son las que más gérmenes tienen en una casa. Límpialos con un desinfectante que no sea tóxico, además de remover todas las bacterias que se pudiesen estar formando allí, se deshace de sucio y manchas que pueda tener.

Los ventiladores de la nevera

Te toma 15 minutos limpiarlos (si lo haces cada seis meses) y con esta simple acción, puedes eliminar el 70% de los problemas que pueda presentar la nevera, aumentar su vida útil y su capacidad de eficiencia. Cuando el polvo obstruye los ventiladores, estos no pueden despedir calor de manera apropiada, causando entonces que el compresor trabaje más de lo que debería. Limpiarlo una vez cada seis meses debería ser más que suficiente.

El fregadero

Se acumulan más bacterias en el fregadero de una cocina que en una poceta después de que la bajaste. (Sí, ¡asco!). La casa ideal de una bacteria es un ambiente húmedo y la combinación de esto con los restos de comida que salen de los platos sucios y van a parar al drenaje, para ellas son el equivalente a un pent-house con terraza y piscina. Límpialo a diario con un desinfectante especial para cocinas que se encargue de matar cuánto germen piense en formarse ahí.

Las almohadas

La acumulación de polvo, piel muerta y –a veces- baba presente en las almohadas causa que al cabo de dos años terminen pesando ¡el doble! Pero quédate tranquila, no tienes que botar las almohadas cada vez que las babees, simplemente lavarlas. Algunas las puedes meter en la lavadora sin ningún tipo de problema. Igual asegúrate de que sean hipoalergénicas. Si ademáslas mantienes limpias, significa menos pepitas en la cara y esa esa razón suficiente para lavarlas seguido ¿no?

El teclado de la computadora

Polvo, migas, los restos de chocolate que te quedaron en los dedos, grasa, un jugo que se te botó hace un mes… todo esto hace que tu teclado sea un cúmulo de gérmenes. Si además tus hijos o hermanitos usan tu computadora imagínate cómo debe estar ese teclado. Afortunadamente están nuestros tutoriales al rescate para que no dejes de limpiar tu teclado ensiete pasos fáciles.

Tu celular

Aproximadamente, cada 2,5 centímetros cuadrados de tu teléfono tiene unos 25.000 gérmenes (sí, leíste bien, y probablemente lo leíste en tu teléfono sucio), el usarlo constantemente hablar, pegártelo a la cara y tocarlo constantemente con las manos, hace que sea más sucio que, digamos una suela de zapatos, el plato donde le sirves la comida a tu mascota y hasta el asiento de una poceta. Hay varias formas de mantenerlo higiénico: existen limpiadores especiales para los teléfonos touch, mientras que si tienen teclado, es bueno que mezcles dos partes de agua y una de alcohol y con un hisopo limpies cada tecla, periódicamente.

El tobo de basura

No te tenemos que decir cuántos gérmenes hay aquí, probablemente sean incalculables y ya tú sabes que es un sitio donde se acumulan bacterias, pero precisamente como genera mucho asco, es una de las cosas que menos se limpia y el razonamiento detrás de esto suele ser “si igual voy a poner basura ahí, ¿para qué limpiarlo?”. Pues, para minimizar la cantidad de bacterias tanto como sea posible. Utiliza toallitas desinfectantes o pásale una lavada con un cepillo y un detergente potente cada tres días.

El control de la televisión

Es otra cosa que todo el mundo toca sin preguntarse si las manos del otro estaban limpias cuando lo agarraron por última vez. Las probabilidades dicen que no, ya que cuando vemos televisión a veces estamos comiendo, estornudamos y tosemos para luego cambiar el canal, sin darnos cuenta que estamos esparciendo nuestros gérmenes.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *