Después del vestido, llega un nuevo dilema a la red: ¿el gato sube o baja?
Published On 09/04/2015 » By @elmejorbonche »

0012449156

Como pasó con el vestido azul y negro, o blanco y dorado, ahora hay un nuevo problema dando vueltas en las redes sociales. Y, como todo en este terreno, abundan las opiniones.

Se trata de un efecto óptico generado a partir de una fotografía. En la imagen hay un gato y una escalera… pero el felino, ¿sube o baja? La falta de referencias externas impide dilucidar si el accionar del gato es ascendente o descendente. Y el blanco y negro de la imagen impide determinar si el fondo es el techo o el suelo.

A esta altura, el gato ya revolucionó las redes sociales. Todos opinan y, sobre todo, reproducen la duda. Es que en Un mismo lugar (trabajo, colegio o reunión social), las opiniones están divididas. La foto se viralizó y nadie logra llegar a un acuerdo. ¿Sube o baja?, es la pregunta que se multiplica en la web.

El debate recuerda al del vestido: en febrero pasado La usuaria Swiked, de la red social Tumblr, tenía la duda sobre el color de la prenda, ya que no lograba ponerse de acuerdo con sus allegados al respecto. Por eso, decidió publicar su foto y ver qué pensaba el resto de las personas. Pero el efecto fue tal que, horas después, millones de usuarios de redes sociales no pararon de hablar al respecto.

La respuesta no es tan obvia. Según los expertos, la luz entra al ojo a través del cristalino, una estructura de lentes naturales que permiten hacer foco. Entonces la retina, que está ubicada en la parte trasera del ojo, dispara conexiones neuronales en la corteza visual, el área del cerebro que procesa esas señales lumínicas y las convierte en una imagen. Determinadas señales lumínicas se corresponden con determinados colores. Así se explica que, al ver un objeto, casi todas las personas lleguen a la conclusión de que el color es uno y no otro.

El problema es que el ojo no capta exclusivamente la luz que reflejan las cosas en las que se está fijando. Todo el entorno también está reflejando luz, y todo llega al ojo. Para evitar confusiones, el cerebro automáticamente pone en un segundo plano los haces que llegan desde el fondo, y se concentra en aquellos que provienen de los objetos fijados por la vista.

Ahora bien, volviendo al gato: ¿sube o baja?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *