Dime qué estudias y te diré si puedes encontrar trabajo
Published On 17/09/2014 » By @elmejorbonche »


Las titulaciones o especializaciones en Administración de Empresas o Ingenierías Técnicas siguen siendo las más solicitadas por ‘los mercados’. Los test de orientación vocacional son instrumentos pensados para descubrir puntos fuertes y débiles

10576_967_544

La vocación debería ser un elemento determinante para decidir qué carrera estudiar. Pero si la metafísica de Kant no desvela tus sueños desde los tres años y la pared de tu habitación no está empapelada con retratos de Carl Bernstein desde la adolescencia, sería mejor escoger una carrera con salidas profesionales y consolidar la formación con un segundo idioma.

Los expertos coinciden en que los estudiantes deben seguir su instinto pese a las salidas profesionales, pero si nos centramos en las carreras más demandadas en el mercado laboral, aparecen dos clásicos títulos universitarios: Administración y Dirección de Empresas (ADE) e Ingeniería Técnica Industrial. La vertiginosa transformación tecnológica y la digitalización de casi la totalidad de los sectores no ha podido con la tradición académica de dos titulaciones que no envejecen, porque son la raíz del concepto empresa. Las empresas prefieren titulados ‘globales’, con una formación general que se pueda pulir según necesidades de la compañía. Ese es el éxito de los estudios clásicos.

Los datos publicados por la empresa de recursos humanos Adecco revelan que Administración y Dirección de Empresas absorbe el 4,5% de las ofertas de empleo, y ha experimentado un aumento de tres décimas respecto al año anterior. Ingeniería Técnica ha escalado puestos desde la cuarta posición y se ha convertido en la segunda titulación más solicitada en las ofertas de empleo cualificado de las compañías.

También en el podio se sitúa la titulación de Ingeniería Informática (ocupa la cuarta posición en el ranking, con el 3,2% de las ofertas). Ha experimentado un aumento significativo en los últimos años porque las empresas demandan perfiles con conocimientos informáticoscon capacidad para desarrollar herramientas que mejoren la productividad y deriven, a medio plazo, en una reducción de costes.

Descubrir habilidades

La elección académica debe ser un equilibrio perfecto entre gusto, lógica y habilidades. «Es importante dedicar tiempo a algo para lo que se tenga aptitudes. Eso implica que el estudiante debe saber cuáles son sus puntos fuertes y potenciarlos. Al final, el trabajo ocupa un tercio de nuestra vida. Si no te gusta lo que haces o no se te da bien, puede resultar muy frustrante», explica María Dolores Pérez, orientadora de estudios de la Xunta de Galicia. Si no existe una vocación nítida, la mejor opción es estudiar una carrera generalista y, una vez que el estudiante descubra sus habilidades, elegir un máster para pulir conocimientos y acceder al mercado laboral.

Los estudios duales también han despuntado en la última década. Las principales universidades de España ya combinan estudios como Derecho con Empresariales o con Relaciones Internacionales, Económicas con Derecho o con Periodismo… Las dobles titulaciones han adquirido un alto valor en el mercado laboral, por la diversificación de perfiles.

El objetivo es evitar equivocarse, y existen herramientas para conseguirlo.Los test de orientación vocacional son instrumentos pensados para descubrir puntos fuertes y débiles, preferencias, intereses y definir la vocación. Los orientadores utilizan este tipo de cuestionarios en los centros de Educación Secundaria para que los alumnos resuelvan sus dudas, aunque también es posible realizarlos a través de Internet. Dos opciones recomendables: el test de Holland y el inventario de intereses Hereford.

Formación universitaria por comunidades

Madrid y Barcelona son las dos comunidades autónomas en las que existe más demanda de estos profesionales. Andalucía ocupa la tercera posición del ranking, y el País Vasco, aunque ha descendido ligeramente el porcentaje del 10,1 al 9,7%, se mantiene en cuarta posición. En el extremo opuesto, las comunidades de Cantabria, Navarra (que pierde cinco posiciones en solo un año) y La Rioja (con el 1,4%, 1,2% y 0,9%, respectivamente) son las autonomías que menos requieren la formación universitaria en sus ofertas laborales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *