EL JUGO DE NARANJA NO ES TAN SALUDABLE
Published On 03/06/2014 » By @elmejorbonche »
img_9_85e99900347235928c94cb864363776b_1

Un vaso de jugo de naranja (con tres frutas exprimidas) aporta alrededor de 210 calorías, esto si es natural. Si viene envasado habría que sumar los químicos preservantes, azúcares añadidos y además todo el tiempo que pasa en los anaqueles antes de ser consumido.

Solemos ver el jugo de naranja con frecuencia en menús tradicionales y dentro de los estándares de “vida saludable”, pero he aquí algunas razones por las que no es tan beneficioso como lo ponen:

  • El tiempo lo afecta. Si no es fresco y lleva más de 2 horas en el refrigerador o a la intemperie, su valor nutricional se reduce hasta en un 80 %.
  • No contiene prácticamente nada de fibra. Un vaso de jugo de naranja representa el 10 % de la fibra que una naranja tiene.
  • Aumenta tu peso. El experto Alberto Cormilot señala que en el jugo de naranja sólo se utiliza los hidratos de absorción rápida, que aumentan bruscamente la insulina en la sangre y favorecen a la formación de la grasa.
  • Contiene fructosa. Una investigación realizada por los expertos Robert Lustig y Richard Johnson, indica que el exceso de éstas hace subir de peso engañando al metabolismo, ya que apaga el órgano de control del apetito en su sistema. La fructosa no estimula adecuadamente la insulina, que a su vez, no suprime la grelina (la “hormona del hambre”) y no estimula la leptina (la “hormona de la saciedad”), que juntos dan lugar a la resistencia a la insulina y esto hace a una persona comer de más.
  • Daña tus oídos. La fructosa aumenta los niveles de triglicéridos, el oído suele ser el primer órgano en revelar un padecimiento en el sistema circulatorio, siendo más frecuentes las hiperlipidemias, es decir, altos niveles triglicéridos (principal tipo de grasa que viaja por vías sanguíneas para dar energía o ser almacenada).
  • Podría causar diabetes. Un estudio publicado en British Medical Journal, sobre el consumo de frutas y el riesgo de diabetes tipo 2, revela que pese a que comer fruta reduce el riesgo de desarrollar diabetes, beberla parece aumentarlo.

Igual tampoco es que debas eliminar las naranjas de tu cocina, siempre será bueno consumirla de forma moderada y como parte de una dieta balanceada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *