LO QUE NO DEBERÍAS DECIRLE A TU MEJOR AMIGO GAY
Published On 06/03/2014 » By @elmejorbonche »
7023-Las-ventajas-de-ser-invisible-1

La Universidad Cristiana de Texas realizó un estudio donde se llegó a la conclusión de queuna amistad entre una mujer heterosexual y un hombre homosexual es la relación más natural, compensadora, mutuamente beneficiosa e igualitaria que pueden alcanzar dos seres humanos. No hay competencia y todo está claro desde el principio. Bueno casi todo…

\Mira aquí las cosas que no deberías decirle en pro de su amistad:

“Es que todos los hombres buenos son gays o están casados”. Pocos asuntos en la vida permiten grandes generalizaciones. Sería lo mismo decir que toda la gente sigue los deportes vive alienada, que la gente de tal país es antipática o lo que es peor… Que todas las mujeres lindas son tontas. Tu amigo gay no tiene la culpa de que hayas tropezado con la misma piedra… Siete veces.

“Tú eres mi mejor amigo gay”. Con esta frase puedes lograr que una verdadera amistad se vea afectada por etiquetas mezquinas. Si es tu mejor amigo, déjalo hasta ahí… Lo más probable es que él no vaya por la vida presentándote como su mejor amiga heterosexual, o su mejor amiga morena, rubia, simpática… No es necesario señalar la orientación sexual de alguien todo el tiempo.

“¿Por qué nadie me mira en esta discoteca?”. Puede que seas muy cercana a tu amigo e incluso súper abierta a la comunidad de Gays, Lesbianas, Bisexuales, Transexuales, Intersexuales… (Y todas las letras que se vayan sumando) Pero si vas a una discoteca de este tipo, por favor, no insistas en querer “convertir” a nadie. Allí todo el mundo es mayor de edad y sabe lo que busca…  Tú también deberías saberlo.

 “Qué desperdicio que seas gay”. Nuevamente, cuidado con lo que decimos… Un desperdicio es algo que no queremos, algo inútil, algo inservible… ¿Tu mejor amigo es un desperdicio?

“¿Puedes fingir que eres mi novio para esa fiesta en la que mi ‘ex’ estará?”. No sólo es incómodo para los dos, porque tú puedes quedar perfectamente en ridículo. Pero piensa también en él que ya tuvo que pasar por mucho para salir del clóset y ahora, su mejor amiga, lo obliga a fingir lo que no es.

“Necesito que vengas ya y me digas qué ponerme. ¡YA!”. Volvemos al punto uno, no todos los gays tienen el mejor gusto o están dispuestos a ser tu asesor de imagen 24/7. Si tu amigo tiene buen gusto pídele consejos, pero salte del cliché de “Pretty Woman” con interminables cambios de ropa. Si lo que quieres es alguien que te mire todo el tiempo y obedezca, entonces cómprate un “poodle”.

“Vamos a la peluquería juntos”. Nuevamente, cada cosa en su lugar. El hecho de que a los dos le gusten los mismos galanes de Hollywood no quiere decir que el dejó de tener una razón entre las piernas que lo hace unos cuantos centímetros diferente a ti. Si le preguntas a lo mejor te dirá que prefiere ir a una barbería y que lo mejor será tomarse unos tragos en tu bar favorito.

“¡Mira como me quedaron!”. Tanto para tu amigo gay como para el resto de la humanidad. El hecho de que él no vaya pendiente no implica que tenga que aceptar que muy a menudo quieras mostrarle todo. Él sabe que no ocurrirá nada entre ustedes y aun así no va caminando en boxers por tu cuarto.

“Tienes que conocer a Fulano. Estoy segura de que se van a llevar de maravilla”. Todos odiamos a esa tía que nos pregunta cuándo vamos a casarnos, que nos pide los nombres de los hijos que aún no tenemos y nos presenta unos partidos horribles. ¿De verdad te quieres convertir en esa tía?

Por último… “¿Quién es el hombre y quién es la mujer en la relación?” Como sabrás, las relaciones humanas son muy complejas. Lo más seguro es que no vayas por ahí diciendo que te gusta que te hagan en la cama… Precisamente porque es algo que sólo le incumbe a una pareja.

Recuerda que si hay la suficiente confianza, las cosas entre verdaderos amigos fluyen y no se imponen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *