PLANEA TU BODA CON UN PRESUPUESTO REDUCIDO
Published On 10/01/2014 » By @elmejorbonche »

Angel-Conde-Fotografo-Boda-Gipuzkoa-San-Sebastian-1

Crecer es caro. Desde el momento en que te gradúas, estás ahorrando para el próximo paso: posgrado, apartamento nuevo, matrimonio, viaje en pareja, casa más grande, bebé, guardería, bebé #2, colegio de ya-no-tan-bebé y cualquier otro plan que tengas para tu vida adulta.

Una  de las cosas que más nos genera estrés es el tema del matrimonio, ninguna se escapa. Si estás soltera te preocupa no casarte, si estás de novia te preocupa no saber si él es el hombre de tu vida, y si estás comprometida te preocupa todo lo demás: la fiesta, los invitados, la torta, la madrina, el vestido y pare usted de contar.

Esta es una pequeña guía para que no entres en pánico, porque sí se puede tener una boda preciosa sin necesidad de gastarte todos tus ahorros en ella:

Limita las bebidas alcohólicas

No vas a racionar lo que beba la gente, pero sí es bueno que delimites las opciones que tienen. Por ejemplo, puedes servir vino y cerveza y tener un par de botellas de whisky escondiditas para abuelos, tíos y ese tipo de familiares chapados a la antigua. También puedes servir un coctelito que se reparta durante la noche y tener lo otro de opción por si alguien prefiere otra bebida.

Haz trampa con la torta

Que el pastelero solo haga suficiente torta para los invitados y, si quieres una torta alta con todos sus periquitos, pídele que te la haga de cartón. El pastillaje será real, pero se tratará simplemente de un elemento de decoración, mientras en la cocina pican la torta que se van a comer. También puedes tener dos tortas pequeñas y concentrar la atención en las figuritas de arriba, en lugar de tener una torta gigante que sobrará y será más cara.

Escoge buffet

Un servicio de cena con mesoneros que pasen por las mesas sirviendo comida de bandejas de plata suena a que es una idea bellísima, pero es algo súper costoso. Mejor sirve un buffet en el que tus invitados se sirvan su propia comida. Es algo un poco más íntimo y le da una tónica más relajada a la boda. Eso sí, acomódalo de forma tal que no se hagan colas gigantes, sino que todo esté variadito y al alcance de la gente y ten una opción vegetariana por si alguno de tus comensales no come carne.

No necesitas postrecitos

La torta puede ser tu postre, si después de servirla ofreces café o té y si la picas a una hora razonable, antes de que todo el mundo se vaya. Puedes tener alguna que otra bandeja de dulcito, pero no hace falta tanta diversidad si le das el foco principal a tu torta de bodas.

Haz tu recepción más tipo brunch o merienda

Si te gustan las bodas de día, puedes inclinarte por una recepción tipo brunch, sirve mimosas, huevos, arepitas, croissants y frutas frescas. También puedes hacerlo más tipo fiesta de té en la tarde, sirviendo coctelitos, postres y algunos pasapalos. La fiesta durará menos, pero lo bueno de estas horas es que la gente usualmente bebe menos temprano en el día. Es una buena idea para una recepción pequeña.

Brinda con espumoso

Los vinos espumosos son perfectos para celebrar, pero mantenlos así. Calcular una o dos copas por persona para el momento del brindis en vez de servirla toda la noche abaratará tus costos.

Rellena bien tu bouquet

Escoge varias flores llamativas y rellénalo con bastantes elementos que rellenen y resalten a la vista, como uvas o piñones y si consigues florecitas falsas pequeñas, también hacen un perfecto relleno.

Decídete por centros de mesa minimalistas

Pon a flotar cinco o seis flores en bowls con agua, colócales velitas alrededor, utiliza frutas como limones que no se van a podrir, ni atraerán bichitos y mantendrán la mesa fresca. Hay mil opciones. También puedes utilizar un jarrón cualquiera y meterle dentro frutas o piedritas de colores y colocarle cinta alrededor, como si lo hubieses envuelto para regalo.

Pídele a tu amiga de letra bonita que te haga la caligrafía

Imprime las invitaciones y en vez de pedírselo a un calígrafo profesional, dile a tu amiga que sacó la nota máxima en el método Palmer que te ayude a colocarle nombre a las tarjetas. Además, es un buen plan para verse, pueden invitar a otras del mismo grupo, tomarse un vinito (¡lejos de las invitaciones!) y acompañarse mientras ella escribe. Es además buen plan para verte con tus amigas, ya que es un momento muy estresante y como siempre estás ocupada, probablemente las tengas abandonadas.

Mantén tu cortejo pequeño

Si el cortejo es pequeño, la gente espera una boda pequeña. No sabemos por qué, pero puedes ser una millonaria con pocas amigas y la gente ya estará esperando una ceremonia pequeña. Además, estarás gastando menos en flores, regalitos, te generará menos estrés y son menos personas peleando para ponerse de acuerdo con un color o modelo de vestido.

Algo nuevo, algo viejo, algo prestado y algo azul

Válete de esto mientras escojas las joyas que piensas utilizar, puedes usar los zarcillos vintage de tu bisabuela o el velo que usó tu hermana en su boda. Intenta, en la medida de lo posible, comprar lo menos que puedas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *