Reinicia tu sistema digestivo con estos tips de salud
Published On 11/08/2014 » By @elmejorbonche »

El nutricionista Steve Macari apunta trece formas de mejorar la digestión de manera natural para mejorar la salud de todo tu cuerpo.

Effective-Ways-to-Improve-Your-Digestion-NaturallyEl problema con el que me topo de manera más recurrente cuando trato de ayudar a la gente a conseguir una salud óptima es un sistema digestivo roto. Esto ocurre por una inmensa variedad de motivos, desde tomar demasiados antibióticos, el estrés, el exceso de alcohol a las infecciones. Mucha gente ni siquiera se da cuenta de que su sistema digestivo no funciona de manera adecuada. Si estás padeciendo alguno de los síntomas que siguen, puede que tu digestión no se esté desarrollando adecuadamente: acidez, retención de líquidos o hinchazón, gases, dolor de cabeza, pesadez después de cada comida, hambre aunque tengas sensación de saciedad, diarrea… hay muchos otros indicadores, pero lo que tienes que saber es que si tu sistema digestivo no está funcionando de manera adecuada será incapaz de descomponer, absorber y asimilar los nutrientes que comas. Esto significa que estás gastando energía comiendo, pero fallas a la hora de nutrir y recuperar tu cuerpo con los nutrientes que necesita para funcionar a un nivel óptimo. Aquí, te dejo trece consejos para mejorar la digestión. 

1. Evita los alimentos que irritan a tu sistema digestivo. Es decir: gluten, lactosa, maíz, soja, frutos secos, huevos, chocolate o cítricos. Suelen ser culpables de algunos problemas, porque las personas somos o no somos capaces de tolerarlos. Pensar en cómo te sientes cada vez que comes estos alimentos en particular puede ayudarte a saberlo. Si sientes hinchazón, mareos o reacciones en la piel, plantéate dejarlos para siempre. Prueba a eliminarlos de tu dieta uno por uno hasta que puedas determinar si están afectando a tu salud. 

2. Come comida de verdad. Nuestro cuerpo está hecho para consumir sólo este tipo de comida. Tu dieta debería basarse en carnes de animales alimentados con pasto, aves de corral, peces salvajes, frutas y verduras, semillas y grasas saludables. 

3. Suplementos. En mi opinión, la mejor manera de facilitar la digestión es a base de suplementos de enzimas digestivas o ácido clorhídrico. Ambos son críticos a la hora de descomponer la comida de forma que pueda ser absorbida con facilidad. Aunque son solo una especie de “parche”, tu dieta también tiene que estar orientada a facilitar las cosas.

4. Apuesta por los probióticos y los productos fermentados. Los suplementos probióticos y los alimentos fermentados como los granos de kéfir, el chucrut o el kimchi contienen bacterias que pueden ayudar a equilibrar y nutrir tu sistema digestivo. Al principio consúmelos en pequeñas cantidades, porque son muy eficientes. 

5. Comienza cada comida con algo amargo. Los alimentos amargos actúan como mensajeros que avisan a tu sistema digestivo de que es hora de empezar a producir jugo gástrico. 

6. Evita beber mucho agua durante la comida. Aunque hace tiempo convivimos con el mito de que beber agua durante las comidas engordaba, lo cierto es que el problema no está en engordad, sino en poner las cosas difíciles a la hora de hacer la digestión. El agua diluye los jugos gástricos, y producirlos siempre supone un gran esfuerzo para tu cuerpo. Bebe un vaso de agua unos 30 minutos antes de comer y espera a que transcurra al menos una hora después de comer antes de volver a beber. 

7. Mastica hasta que la comida sea líquida. La primera fase de la digestión consiste en seleccionar la comida adecuadamente, y masticarla bien es la segunda. Esto puede ser un gran reto para algunas personas, yo mismo solía ser el que comía más rápido en mi mesa y ahora soy el más lento. Al principio, contar las veces que masticas cada bocado puede ayudar. Lo ideal es hacerlo 20 veces. 

8. Come conscientemente. Párate a percibir el olor, el sabor y la textura de la comida. Cuando sea posible cocina tú misma, porque ayuda a estimular el proceso de manera natural. 

9. Combina la comida cruda y la cocinada. La cruda es fantástica, pero también lo es la que ha pasado por los fogones. Algunos alimentos son más fáciles de digerir si están cocinados, por lo que lo ideal es mezclarlos. 

10. Suaviza las cosas. Estos productos ayudarán a suavizar y recuperar el revestimiento del tracto digestivo: jengibre, glutamina, caldo, sopa de col, raíz de malvavisco y regaliz.

20148813423_211. Cuida tu hígado. Este órgano se encarga de muchas funciones determinantes para el cuerpo, y una de ellas es la producción de bilis, que facilita la descomposición de la grasa, y ésta el absorber vitaminas solubles como la A, la D, la E y la K. Si no cuentas con los niveles de bilis adecuados tu digestión se hará más complicada sobre todo a la hora de digerir alimentos como la carne. A tu hígado le sientan muy bien la remolacha, las alcachofas, las infusiones de diente de león y las proteínas de origen natural. 

12. Equilibra el plexo solar. Si practicas yoga, meditación o la medicina ayurvédica te resulta familiar, también lo será el plexo solar o tercer chakra. Esta parte del cuerpo se localiza en la parte en la que normalmente pensamos que está nuestro estómago, entre el ombligo y el pecho. Estimulando este tercer chakra mediante la meditación o el yoha puedes ayudar a desarrollar una digestión óptima. 

13. Descarta una posible infección. Si has limpiado tu dieta de productos dañinos o has seguido estos consejos durante un periodo comprendido entre 30 y 60 días pero sigues sin mejorar, puede que estés padeciendo una infección por hongos, un parásito u otro desajuste de bacterias y necesitas un control más exhaustivo. Consulta con un especialista. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *